AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


sábado, 24 de agosto de 2013

POEMAS DEL SUEÑO ROTO



Hace tiempo no te soñaba. Había logrado estar a salvo de aquel mundo paralelo que son los sueños. Un mundo enemigo del olvido. Un mundo con sus propias desdichas y alucinaciones, un mundo con peores angustias, tristezas y frustraciones que el que vivimos a diario. Un mundo siempre incompleto, que termina cuando queremos que continúe (y viceversa).

A salvo de ti.
Ha corrido más agua por el río de mi vida
.

Hasta hoy, que desperté por la madrugada invadido por abandonos y nostalgias, no me había percatado de mi temor por tu vigencia. Y fue cuando comencé a soñarte que tuve miedo de tu adictiva cercanía. Te sentí acechando mis debilidades, descubriendo mis infortunios, escarbando mis heridas, golpeteando una y otra vez sobre mis certezas. Hasta hoy había podido ocultarte tras la cortina de las excusas propias y ajenas. Hasta hoy.

Tu madre irrumpió para tender a tus pies la alfombra de mi terca espera, para bañarte en las aguas virtuosas de mi amor. Tardé en creerle, pero en los sueños no hay elección. Se sentó junto a ti, mientras peinaba suavemente tus cabellos pluma y te hablaba de mí.

Pero tú llorabas.
En tus ojos navegaba mi barco a la deriva.
En tu corazón ya yo no latía
.

Miraste a tu madre sin emoción y le dijiste que habías escuchado ya muchas veces la historia del Fingal de Ossian. Vi retazos: una botella de vino, un hombre, episodios confusos. Intenté recordarte mi promesa de cuidarte en todas partes y por el resto de mi vida, pero te fuiste. Esperé, bajo tormentas peores a las de Las Hébridas. Me cansé una y otra vez de esperarte y volví a hacerlo. Pero ahora ya no quiero más.

Y debo olvidarte. Debo. Necesito.
No quiero morir este día y los siguientes,
ahogado por mis propias manos angustia.


Me abrazaste hasta quedar incrustada en mi pecho. Y allí me llamaste por otro nombre. Te devolví el mismo desatino. Me pediste que me fuera a vivir para dejarte vivir. Dijiste que la luz del amor ya no nos alumbraba más. Y yo fui despertando a sorbos, cada vez más convencido.

Una cortina de llanto no te dejó ver
el hermoso paisaje céltico de rocas óptimas
en las cuevas de Uamh-Binn.


No quiero guardar mi memoria de ti. No quiero más vestigios de ti, de aquellas preciosas lunas que guardamos bajo las cobijas de nuestra cama. Quiero tragarme cada gota de nuestros días, cada centímetro de tus pies azules, cada hebra de tus cabellos indios. Quiero ofrecerte el adiós que necesitas hace tiempo, para así servirte la cena que los demás dejaron en tu plato, como espurias pruebas de mi perfidia.

Ya no tengo ganas de recordarte, nos hemos perdido.
Este amor está roto. Rotas las caricias y los recuerdos.
Rotos los planes, rotas las palabras.
Rotos los colores y rotas las flores.

Este amor ya es aquél.
Aquél amor extraño, huraño y traidor,
Tierno, reluciente, único. Noble, leal y prístino.
Ya no tengo ganas de recordarte más,
entierro bajo estos versos mi sueño roto.
Ya no tengo ganas de soñarte más. Me voy.
Mataré esta música que me duele.


Dejaré este papel al viento, para que nadie lo lea, para que nadie lo encuentre, para que no siga oscureciendo los sueños de amor de otros. Para que nadie piense que el amor no existe. Para que el mundo todavía guarde la ilusión que nosotros desperdiciamos.

Y tú, princesa de brillo diamante, ve por tu tesoro.
La melodía de la gruta es para los solitarios como yo.


Deja que me vaya por trozos, roto también con este último sueño.
Ya no puedo seguir si tú no sigues.
Con tu paciencia se va mi silencio.
Dejaré este poema, olvidado y roto del alma.
Aquí quedo roto también yo.
Sin más resuello, sin fuerzas.
Aquí se va volando lo que siento, libre hasta el cielo.
Aquí queda roto el último sueño.



SEGUNDO POEMA


Los sueños son tan absurdos como intensos. En pleno sueño se puede plantear la duda, pero no se puede detener el sueño.
Veo el paisaje vibrante al mismo tiempo que un collar de amatistas sobre tu suéter rojo. O tu rostro radiante, que se alza sobre la muchedumbre buscando algo o alguien en medio de la procesión.

Veo a mi madre sonriéndote cuando le dices que tu marido es aquél de sombrero blanco.Es guapo, dice. Está feliz por ti. Y por mí. Yo también me veo feliz por ti. Veo mil caras alrededor,
escudriñándonos, inquiriéndonos. Veo que no es la ruta tradicional de la procesión, y me sorprende que a nadie le importe. Veo que no es el Santiago, sino el Nazareno que va por la calle. Los sueños son absurdos, irrebatibles, incontestables.

Te veo muy enamorada de tu marido. Pongo un velo de pronta cordura sobre el raudo sueño. Todo vuela. Apenas un instante después, algo o alguien te extirpa de la multitud. Te veo trepar por la calle Roldán, rumbo a la estación de autobuses. Oigo que tu madre te espera. ¿Está tu madre otra vez en este sueño? Yo hubiera preferido a tu padre. Ahora siento un miedo ajeno. Por ustedes. Temo por ti y tu nuevo marido, como temí por nosotros alguna vez.

En los sueños el temor es insondable. Más si los amenazan premoniciones y dudas.

Fue este un sueño largo y explícito. De esos que se resisten a morir hasta bien entrada la tarde pero, mientras tanto, continúan revolviéndose en la memoria. Por eso me tuve que apresurar y, a eso de las ocho menos cuarto, terminé de asesinar ese sueño infeccioso.

La mejor forma de matar un sueño es registrarlo, escribirlo, anotarlo, confrontarlo con la realidad. Extraerlo del mundo onírico y ahogarlo sobre la mesa de la realidad. Para que el sueño no se enquiste en la memoria, para que esta no tenga que sustentarlo. No le perdoné la vida a este sueño. Lo desmenucé, lo exprimí, lo retorcí. Lo desmentí.

Puedo vivir sin soñar. Puedo soñar y soñarte, y no necesito tu permiso. Puedo soñar y soñarte, para matar el sueño después, no temo tu veto ni necesito tu permiso. No quiero que sigas vagando como si fueras una de mis circunstancias, como un alma que necesita cobrar paz para esfumarse.

No quiero extirpar mis sueños sin ajusticiar primero la nostalgia. No quiero más pretextos para aguardarme en mi puerta, ni otras mil llamadas equivocadas, ni más desapariciones sospechosas. No creo más en ti.

No quiero extirpar mis sueños sin corroborar tus sentencias. No quiero perder mi derecho a rebelarme
contra tu extemporáneo recuerdo. Rescoldos de la frustración y el epílogo, y no de la esperanza y la dicha.

Los sueños te traen, sólo para que esta realidad te condene.

Hoy pude manejar la voz del despertar. Entonces no tuve más que matarlo con la primera luz del día.
Pero, aún después de eso seguiré dejando tus flores en el nicho soledoso de mi madre, solamente porque puedo cumplir mis promesas a pesar de ti. Y como un gesto humano seguiré implorando por tu salud y felicidad en las misas de cada octubre nazareno o cuando alguna premonición. Olvidando tus cabellos y tu cintura en los antros más oscuros de esta ciudad que aborreces y que guarda las penúltimas trazas de ti.

Cada vez menos te iluminas en mis sueños, y cada vez menos te lo reprocho. Pasan velozmente mis días.
Voy desde la madrugada hasta la medianoche, sin gastar ni dos minutos antes de dormirme. Quizás porque aprendí a ganarle a la memoria honestamente, sin trampas ni artilugios. Sin la mentira de un sueño inconcluso.

He ordenado para mi vida un olvido definitivo,
saludable, agradecido y venial.
Y aunque vuelva a soñarte
en los buenos tiempos,
o en la saga de los sueños rotos;
como hoy retorceré su mensaje,
le arrancaré la vida, lo vaciaré de esperanza,
lo esconderé del futuro.



En una sola mañana borraré sus vestigios. Como ahora, como esta madrugada en que, mientras los árboles de la calle lanzan sus sombras sobre mi ventana, me he sentado a escribir sólo para desmerecer este sueño hasta matarlo, hasta ahogarlo en la inminente luz de la mañana, hasta desmentirlo y desparramarlo sobre la realidad.







* 15/03/2017 Nota del autor: Estos textos próximamente tomarán diversos rumbos, así que por ahora mantendrán esta forma de borrador no borrado. En cuanto se cumpla el plazo serán reemplazados.



DE: DÍAS DE SAL Y DE MUERTE Copyright © 2013 Rogger Alzamora Quijano

jueves, 22 de agosto de 2013

POEMA 2, A LA FORTUNA



Hasta ayer fue igual:
la calle,
la espuma del mar desde el malecón;
los niños volando cometas,
las esperanzas languideciendo con el atardecer.

Hoy nada es casual.
Caminar contigo, disfrutar,
sentarnos por un café,
una butifarra para dos
y un pastel.
Y no lo es descubrir
la filuda punzada de tus ojos.

Discernir,
callar,
pasar desapercibido.
Sentirme vigilado
y abrazado a la vez.
Atrapado y acariciado.
Saber que nada sé.
Y no quiero saber.
No es casual tener miedo,
despertar sin tocarte.
No es fortuito oír que respiras.



DE: 40 POEMAS Y OTROS TANTOS DESMANES Copyright © 2011 de Rogger Alzamora Quijano

POEMA 24, A TU LUNAR



Aquél lunar
donde mis ojos se derritieron por única vez;
ese territorio sagrado
donde mi lengua se inundó de ti.

Aquél lunar endulzado en mis sueños,
que se adhiere a mi nariz y la empapa
de deseo voraz y le quita el resuello;
culpable de que al filo de la madrugada
no recuerde mi propio nombre.


Aquél lunar de tono crepuscular,
que gotea sobre mis ojos,
y atraviesa mi cerebro.


Aquél lunar
que me descubre cuando a la mañana
escapo de la luz.

Tu lunar,
cielo de perdones,
que has grabado al mismo fuego que tu nombre.




DE: 40 POEMAS Y OTROS TANTOS DESMANES Copyright © 2009 de Rogger Alzamora Quijano

lunes, 19 de agosto de 2013

DÍA CINCO



El sueño se posa de madrugada ante tu amenaza.
Ya no puedo escapar de ti.
Tu presencia es un castigo que no resuelve mi desdicha,
pero la mitiga.

Percudida por la maldad y oscurecida a pleno sol.
Sin azoro y luciendo los caninos
en tu perfecta dentadura.

Mi desayuno será el pan de tus manos tibias
y beberé caliente tu café esperanza,
tibio frío amargo
dulzona fragancia
aroma cuerpo y terca permanencia.
Muerte sepelio y mortaja.
Negra cabellera
sobre mi urgencia.




DE: 40 POEMAS Y OTROS TANTOS DESMANES Copyright © 2013 de Rogger Alzamora Quijano

sábado, 17 de agosto de 2013

POEMA 25, A LA IMAGINACIÓN



Hay en el vértice de tu escote
el reflejo de tus ojos.
Un vacío que me traga cuando te miro
(y lo sospechas).

Cuando la silueta del pezón izquierdo muerde mis dientes.

Has llenado tu boca de querellas,
por los besos que no te di.

Y tu mejilla, ajena a eso, ofrece
su rosada pendiente
hasta tu boca.
Has llenado tu mirada,
hasta dolerme.
Y me duele morder tu nariz soberbia.
Tu traje negro no me hunde en las sombras.
Me insufla.
Mírame.
Te ofrezco mi desnudez.
Tócame.

Arranca mi espalda
y que tu lengua goce
la esquizofrenia de mi lengua.
En el vértice de tu escote queda mi cerebro
esparcido,
harto de imaginar.




DE: 40 POEMAS Y OTROS TANTOS DESMANES Copyright © 2007 de Rogger Alzamora Quijano

jueves, 15 de agosto de 2013

POEMA 17, AL ORGULLO


Ya no hay nada que decir.
Tus ojos podrán morir de mí
pero tus manos ya dejaron de sentir.

Tu sonrisa abarca
lo que sus brazos no aprietan.
La luna alumbra tu sombra.

Ya no hay nada que decir.
Que en las aulas los compañeros aplasten mi nombre.
Que en la calle me ignores para ponerte a prueba.
Que abdiques de mi sonrisa y me apuñales con tu desdén.
Ya no hay nada que decir.
Capitularé en desventaja,
para que un pedazo de mi orgullo sobreviva.




DE: 40 POEMAS Y OTROS TANTOS DESMANES Copyright © 1997 de Rogger Alzamora Quijano

miércoles, 14 de agosto de 2013

FRAGOR DE AGOSTO




Tus ojos, golondrinas que volaron al cielo,
tu piel huele a roble entre agosto y septiembre,
vientos de ingenio nacen en tus manos tejedoras
hilos primores, color mezcla esperanza.
Hoy es el futuro que no has visto madre,
el diario caminar de tozudas alegrías
tu herencia de optimismo y coraje,

No han muerto las flores de tu tacto,
no han prescrito tu valentía y tu ejemplo.

Agustina, llave del mar, cuna de la luz,
nieve en flor, cauce de los vientos;
fuego que calienta mi silencio;
sueño que apacigua mis enconos.
No ha podido devorarte el sol del tiempo,
por más que en la lucha tus alas haya quemado.

Sigues hermosa, volando alto,
humilde y valioso como el pan del pobre.

Treinta y seis años de luz han cubierto
el cielo solitario e intrincado,
protegido, abrigado, leal y fuerte,
de artesano de las palabras mudas.

Agustina, hija del alba y el júbilo,
carne viva de las estrellas eternas,
dueña de las aves y los árboles,
abrazo en el olvido, sonrisa en la tristeza,
presencia de vida, pie al suelo,
pluma, certeza, caricia y vuelo.
Feroz puñalada al corazón de la envidia,
dardo mortal al hipócrita que malversa,
cuidas mis espaldas con puños de calma,
me alejas de la desesperanza.
No te has ido Agustina.
Alumbras cada letra de mi nombre,
Y mi luz es tu huella maestra.

No te has ido Agustina,
queda el mensaje de tu vida.




DE: BITÁCORA DE LA FELICIDAD Copyright © 2013 de Rogger Alzamora Quijano

domingo, 11 de agosto de 2013

AIJA, ORIGEN DE SU NOMBRE




“Aija era princesa de sangre real, y prima según los historiadores árabes, del rey Muley Hacén (Abu Hasán Alí, con quien casó siendo de muy corta edad, y de quien tuvo varios hijos, entre ellos á Boabdil, destinado para ser el último monarca de Granada”.
José de Castro y Orozco. OBRAS POÉTICAS Y LITERARIAS. Año 1864. Página 343.


Escribe: Rogger Alzamora Quijano

El lugar donde nací se llama Aija, en Ancash, Perú. Muchas veces, cuando alguien nos pregunta el origen del nombre de nuestro terruño, damos una que otra explicación que escuchamos desde niños, quedamos un poco desconcertados o ensayamos algún comentario gaseoso que parezca decir todo y termine diciendo nada.
¿Aija? ¿Por qué se llama Aija? ¿Qué significa Aija?
Algunos de mis coterráneos han tratado de desentrañar el origen del vocablo AIJA, nombre de la ciudad capital y de la Provincia* (Ver nota a pie de página). Como ellos, yo pongo mi cuota.

1.- MI TEORÍA ACERCA DEL ORIGEN DEL NOMBRE AIJA

Después de revisar algunos documentos y un poco de historia, he llegado a la conclusión que el vocablo Aija tiene su origen en un antropónimo: la sultana Aija, Reina de Granada en 1464; esposa del Muley Hacén (Mulay Hassan o Abū al-Hasan 'Ali ben Saad)-también llamado Albohacen-.
Sostengo que el o los españoles que llegaron a colonizar y evangelizar esta aldea de pasado inca y preinca le habrían dado por nombre Aija debido a la admiración y deseo de perennizar a la bella y valiente sultana, madre del rey Boabdil. Todo ello se refuerza con los acontecimientos históricos de entonces, interesantes para una línea de tiempo: el 2 de enero de 1492 finalizaba la guerra de moros y españoles con la retirada de Boabdil. El 12 de octubre del mismo año, la expedición de Cristóbal Colón desembarcaba en América.
Por ello sostengo que el nombre original es Aija y no Aixa, Ah hija!, Eja o Ays (como refieren otras teorías al respecto). AIJA, exactamente igual al nombre de la Reina de Granada. Según la historia, la sultana Aija fue dama grandemente admirada por su valentía y decisión. Quienes llamaron Aija a esta comarca decidieron legarnos un nombre que significara valentía, historia y belleza. Estos colonizadores serían entonces mucho más agudos y capaces de lo que el sacerdote/cronista Quijano quiso hacernos creer. Nuestra Aija lleva el nombre de una reina que se rebeló contra la injusticia.

Aquí algunas líneas que sobre la bella y valiente sultana AIJA, en la pluma de otros escritores:
- Don José Zorrilla, en su libro GRANADA (1852):
ZORAYA: De él y de su madre es tanta/ Por reinar la impaciencia que á estas horas,/ Traidores á su rey y de él parciales, / Bajo los techos de las casa moras/ Se afilan en silencio mil puñales.
MULEY HASAN: Sé que Aija
ZORAYA: Me detesta.” (Página 254).
- Don Alejandro Gomez Ranera, en su libro: BREVE COMPENDIO DE LA HISTORIA DE ESPAÑA, DESDE SU ORIGEN, HASTA EL REINADO DEL SEÑOR DON FERNANDO VII. (1838). Adoptado como texto por universidades y colegios de España:
“… su monarca Albohacen, después de mandar asesinar á los principales personajes de la poderosa y valiente tribu de los Abencerrajes, se granjeó el desafecto de sus vasallos por haber repudiado á Aija, haciendo perecer a los hijos que tuvo de ésta para que le sucediesen los que tenía de Zoraida, cristiana renegada: Boabdil, primogénito de Aija, que afortunadamente se había salvado, no solo se apoderó del trono con el auxilio de los Abencerrajes, (…)”(Páginas 174,175).
- LA ALHAMBRA, RELATOS DE GRANADA, RECUERDOS DE ANDALUCÍA, (1863), recopilación de varios autores por el Liceo Artístico-Literario de Granada:
Aija hubo de sufrir desde este suceso aciago para ella, todos los sinsabores que amargan la vida de una sultana en desgracia. Su rival triunfaba por donde quiera y habiendo el anciano rey tenido en ella otros hijos, procuró inclinarle la misma á que los declarara herederos de su trono en perjuicio de los de Aija y especialmente de Boabdil su primogénito.”)(Página 445).
- Don José de Castro y Orozco en su libro: OBRAS POÉTICAS Y LITERARIAS, (1864): “El carácter heroico de la sultana Aija, es esencialmente histórico: lo es también la entrega repentina de Granada, hecha por Boabdil á los Reyes Católicos, con quienes la tenía concertada hacía tiempo, á consecuencia de un motín (…)”(Página 304).


Como se puede ver, el nombre Aija, que sostengo como origen del nombre de mi provincia, Aija, Departamento de Ancash, Perú, está libre de corrupciones o derivaciones. Adjunto las respectivas fotografías de algunas páginas originales de los textos citados. Por lo demás, se puede revisar la bibliografía y comprender que las ordenanzas de los reyes españoles para fundación de ciudades se basaban en modelos de Granada y Andalucía, y no eran simples anécdotas o circunstancias del azar.


2.- LAS TEORÍAS EXISTENTES


A) AIXA, COMO VOZ ÁRABE.- El profesor Maurilio Mejía Moreno plantea una teoría interesante. Dice a la letra: “ (…) para dar origen a Aixa, palabra árabe usada como sustantivo propio para nombrar a las mujeres hermosas, alegres y discretas de Arabia, como la bella Aixa, hija de Abu Bécquer, que fue la tercera esposa de Mahoma, y que a la muerte del profeta gozó de gran influencia llamándosela “la Madre de los creyentes”. De allí que para los árabes Aixa es una de las cuatro mujeres incomparables que hayan existido en la Tierra. Cuando los árabes, el 28 de abril de 711, al mando de Tarik, invadieron a España, dominándola durante ocho siglos, o sea hasta el año 1492, influyeron enormemente con su idioma en la formación del castellano. Por eso hay muchas palabras castellanas de origen árabe. Ahora bien, al producirse la conquista del Perú, llegaron a Aija los primeros españoles aventureros trayendo este vocablo árabe-español. Y lo difundieron con el mismo significado nominando Aixa a las lindas doncellas aijinas de aquellos tiempos (…)”.
La historiografía es correcta y el razonamiento no deja de ser lógico. Mis objeciones radican en la innecesaria referencia a las "lindas doncellas", pues no tiene que comenzar por ese requisito para ser nombre de un territorio. La otra está en que la línea de tiempo no es más aproximada que la que yo sostengo. Sin embargo, considero que merece ser tomada en cuenta, mucho más que las otras -meramente anecdóticas- que, lastimosamente son las más difundidas. Es decir, se ha optado por la historieta.

B) ¡AH HIJA! .- El sacerdote José Antonio de Quijano, quien ha pasado a la memoria colectiva como “el cura Quijano”, ha consignado dos de las más curiosas teorías sobre el nombre Aija. Una de ellas refiere la expresión "Ah hija". Lo que se sabe del citado clérigo es que, además de evangelizar estos lares, legó alguna crónica escrita en 1760, referida a sus vivencias. No es de extrañar, era el estilo de aquellos tiempos. Los españoles querían dejar testimonio y lo hacían contando verdades, medias verdades o imaginerías. Debo decir que, como cronista, el citado José Antonio de Quijano no registra más trabajos. De haber sido un cronista de vocación, habría continuado practicando su pasión donde fuera.
El cura Quijano cita al español Santiago Cortez del Riojo, quien habría exclamado "¡ah hija!" al ver a una joven nativa, con el fin de granjearse su amistad. Retórica aparte, esa es la sustancia.
Sin embargo, considero que como teoría sobre la creación de una ciudad o territorio, no resiste el mínimo análisis objetivo. Se trata del evento casual y cotidiano de quien quizá era la autoridad máxima de la ciudad (el cura Quijano se refiere a Cortez del Riojo como Caballero). La pregunta es: ¿Una súplica común, cotidiana, banal, casual, podría convertirse en algo tan importante como el nombre de una ciudad o territorio? Como he dicho antes, había ordenanza expresa del propio Rey de España que normaba la fundación de las ciudades. Así las cosas, ¿quiere decirnos el cura Quijano que Cortez del Riojo fundó a nombre del Rey de España un territorio que significaba un simple episodio cotidiano? Si tal doncella fue objeto de su admiración habría elegido el nombre propio de ella y no dos palabras del vocabulario común. Por ello me refiero a esta teoría como nada creíble, endeble, superficial y deleznable. Mi deducción es que cuando Cortez del Riojo hizo migas con la doncella -si tal evento en realidad ocurrió- la ciudad ya estaba fundada por los españoles y se llamaba AIJA. Entonces es posible que el cronista hubiera registrado la frase "¡Ah Aija!" para referirse a la belleza de la nativa.

C) ¡AIXA BURR!.- El mismo cura Quijano consigna esta segunda teoría. Según dice, en la comarca y durante la representación de una danza guerrera llamada “Saya Huanca”, los ejecutantes emitían el grito ¡Aixa burr! y que de allí proviene el nombre Aija.
Me opongo a esta hipótesis porque no existe en el quechua -ni en sus variantes territoriales- palabra igual o similar al vocablo Aixa o Aija, como para concluir que el grito guerrero AIXA BURR existiera antes de la llegada de los colonizadores. Estimo que el vocablo Aixa se incrustó como corolario de la danza cuando ya el territorio había sido bautizado con el nombre Aija por los españoles. Y lo más probable es que fuera una forma de protesta o rebeldía ante los invasores. Esto sin dejar de mencionar que la danza "Huanca" ya existía cuando los españoles llegaron a colonizar. Después del episodio de la conquista por los españoles la danza habría tomado el nombre de “SAYA HUANCA” para hacer referencia a la capa o saya que llevaba el danzante. Eso, después de la fundación española de Aija, no antes. ¿Por qué sostengo esto?
La palabra saya tiene tres acepciones:
1. Contenedor o vaina de la espada (en Japón).
2. Danza que se practica en el Altiplano andino (de origen africano, Nsaya: labor comunitaria bajo la autoridad de una cantante).
3. La que en este caso interesa: especie de túnica que lleva un hombre o, incluso, prenda de vestir femenina, parecida a una falda o faldón (en Cataluña: saya; en Galicia: Saia). No existe, por cierto, ninguna palabra quechua que defina saya como túnica, manta o faldón. Respecto a la expresión Burr no tiene qué significar nada. Puede tratarse de un sonido consonántico. El grito ¡Aixa burr! –en mi opinión- era una expresión guerrera, militar que era el corolario un movimiento marcial de choque de escudos. La danza primigenia se llamaba “HUANCA”.

Mis conclusiones acerca de la teoría "¡AIXA BURR!:
1.- Cuando la danza Saya Huanca incorporó el grito ¡Aixa burr!, ya la ciudad se llamaba Aija.
2.- ¡Aixa burr! tiene dos voces: Aixa, proveniente de una Aija ya fundada, y Burr, que no pasa de ser un sonido consonántico vibrante múltiple alveolar.
3.- Saya, cuyo significado es: túnica, vestido largo o capa, es vocablo que vino de España. No existe como tal en el vocabulario quechua. Por lo tanto, el grito ¡Aixa burr! es posterior a la fundación de Aija y posterior también a la evolución de la danza Huanca en Saya Huanca.

C) EJA, EZA.- Otra versión es la del señor Eliseo Larragán Bayona, quien sostiene que el nombre Aija tiene origen en la toponimia. Es decir, que Aija toma el nombre de un lugar geográfico sobre el que está asentada. Y da ejemplos: Mullu-huanca (cerro jaspeado), Pomabamba (por puma-pampa: pampa de los pumas), Carhuaz (por carhuash: amarillo de las retamas) y Caraz (por C´arash, por los pelados cerros de Huaylas). Con respecto a Aija, sin embargo, la teoría tiene serias inconsistencias. Dice su autor que Aija era en aquél entonces un paraje hundido entre el Imán Hembra, Imán Macho, Mulluhuanca, Chuchúnpunta, e incluso cita Quelloc (por Quillayoc). Don Eliseo fundamenta que: cuando se pesa en el huipi (balanza), se regatea la generosidad en la venta con el vocablo quechua “ezécallami” (que pese más (se hunda) la mercadería). Y concluye: “de esa raíz: ezé, ezá, (que sugiere hundimiento), por corrupción se ha llegado a Aija, tanto que no es raro oír a los nativos decir Eja por Aija”.
Aquí mi discrepancia:
Se puede ver claramente que los topónimos usados como ejemplo tienen sentido, son clarísimos: Puma-pampa, carhuash, c´arash. Yo añado un caso especialmente trascendente: Lima proviene, según varios tratadistas, del vocablo quechua Limaq. Mas, la ere (r), en los territorios centro y sur de la costa peruana, sustituye a la ele (l). En consecuencia, Limaq es en realidad Rimaq, nombre del río y del valle donde está asentada la ahora gran capital. El nombre se deriva del verbo rima: hablar, seguido por el sufijo de agencia (q). Es decir, la palabra rimaq significa “el que habla” o “hablador”. No es el caso de Aija, cuya forzada “toponimia” propuesta por el señor Larragán Bayona debe recorrer no una ni dos sino muchas "corrupciones" antes de llegar a dar con el vocablo que propone -el cual ni siquiera es Aija, sino Eja-.

D) AIJA, ATRAER.- Don Jorge Antúnez de Mayolo Larragán dice haber encontrado "en diccionarios quechuas, desde Gonzalez Holguín (1608), hasta los de 1970, la raíz quechua Ays, que significa: halar, atraer, acto de halar". Hace una lista de palabras derivadas de aquella raíz y nos lleva a pensar que todas confluyen en jalón, hala, arrastra, etc. Dice entonces, el señor Antúnez de Mayolo, que por ello Aija significa ATRAER. Y se refiere directamente al poder de atracción de sus imanes.
No es difícil refutar esta teoría: El hierro y el acero no fueron conocidos en nuestras tierras sino hasta la llegada de los españoles. Por tanto, es imposible que las virtudes de los cerros de imán hayan sido conocidas sino hasta después de la llegada de los españoles a la zona y quizá mucho después, cuando por alguna circunstancia aquellos descubrieron la naturaleza magnética de las rocas situadas en lo que hoy conocemos como Imán Macho e Imán Hembra. Así, no se pueden relacionar los citados vocablos quechuas con las propiedades de atracción de los cerros tutelares de Aija, porque en aquél entonces no había cómo probar el poder de atracción de la magnetita sin la presencia del hierro.


3.- BIBLIOGRAFÍA Y NOTAS RELACIONADAS.-

- El Inca Garcilaso de la Vega menciona, en sus Comentarios Reales de los Incas, el origen del nombre de la ciudad de Lima, lo siguiente: “El nombre Rímac es participio de presente: quiere decir ‘el que habla’. Llamaron así al valle por un ídolo que en él hubo en figura de hombre, que hablaba y respondía a lo que preguntaban”. Inca Garcilaso de la Vega "Comentarios Reales de los Incas" [1609] 1991: 393 y [1609] 1991: 393. Dos volúmenes. México, D.F., Fondo de Cultura Económica.
- CERRÓN-PALOMINO, Rodolfo
1997 “Nota etimológica: El topónimo Lima”. Ponencia presentada en el IV Coloquio de Historia de Lima. Lima. Consulta: 4 de abril de 2012.

- “EL NOMBRE DE AIJA” - PROPUESTA DE DON MAURILIO MEJÍA MORENO – 1975
- Leído por su autor, el 30 de agosto de 1975, en la Plaza de Armas de Aija.
- La Industria” de Trujillo lo publicó en febrero de 1976.
- El Instituto Nacional de Cultura de Huarás lo incluyó en Cuadernos de Difusión N° 14, 1978.
- La Revista Waru de julio-agosto de 2006, publicó este texto corregido y autorizado por su autor.

- BREVE COMPENDIO DE LA HISTORIA DE ESPAÑA, DESDE SU ORIGEN, HASTA EL REINADO DEL SEÑOR DON FERNANDO VII.-
Por D. Alejandro Gomez Ranera. Segunda Edición, MADRID, IMPRENTA QUE FUE DE FUENTENEBRO, 1838, calle de Fuencarral, núm. 21, Madrid, España. Páginas 174 y 175: “(…) No obstante, aun tenía Granada dentro de sus muros mas de cien mil combatientes, prontos á sacrificarse en defensa de su amada patria y acaso suficientes para rechazar al ejército castellano sino hubiese sobrevenido la guerra civil entre sus hijos: su monarca Albohacen, despues de mandar asesinar á los principales personajes de la poderosa y valiente tribu de los Abencerrajes se granjeó el desafecto de sus vasallos por haber repudiado á Aija, haciendo perecer á los hijos que tuvo de ésta, para que le sucediesen los que tenía de Zoraida, cristiana renegada (…)”

N. d. R.- Lamentablemente faltan las páginas 172 y 173, aunque no sabemos si hablan de Aija, es muy probable, ya que el tema central de la narración es Granada.

- GRANADA, POEMA ORIENTAL.-
Por Don José Zorrilla y Moral (1817-1893). Poema oriental, precedido de la leyenda de Al-Hamar, Tomo Primero, París, Imprenta de Pillet Fils Ainé. Año 1852.
- Página 227: “Por el ardiente amor de esta cautiva/Olvidado Muley de Aija su esposa,/De su presencia y de su amor la priva:/Y Aija, como oriental, fiera y celosa/Y, como reina y afrentada, altiva,/Disimula la rabia que la acosa/Alentada no mas por la esperanza/De tomar en los dos feroz venganza".
- Página 254 – Libro Segundo – Las sultanas:
"MULEY HASAN: Prosigue.
ZORAYA: De él y de su madre es tanta/Por reinar la impaciencia que á estas horas,/Traidores á su rey y de él parciales,/Bajo los techos de las casa moras/ Se afilan en silencio mil puñales.
MULEY HASAN: Sé que Aija…/
ZORAYA: Me detesta./
MULEY HASAN: ¡Ay si te mira/ Solo un momento con semblante torbo!"

- Página 278, Libro Segundo, Parte II, EL SALÓN DE COMARES: "Pon a Aija en una torre prisionera/Con su hijo, y á habitar manda que vaya/En el jeneralife la Zoraya./Ten a ésta como mi única sultana,/A Aija y Abú Abdil como traidores".


- LA ALHAMBRA, RELATOS DE GRANADA, RECUERDOS DE ANDALUCÍA.
Colección de artículos escogidos de la publicación de igual nombre, a cargo del Liceo artístico-literario de aquella ciudad, redactaban sus mejores literatos. Barcelona, Establecimiento Tipográfico de Narciso Ramírez y Rialp, Pasaje de Escudillers, núm. 4. Año 1863. Capítulo denominado: AIJA, REINA DE GRANADA, páginas: del 443 al 456.
- La página 445, dice: “Aija hubo de sufrir desde este suceso aciago para ella, todos los sinsabores que amargan la vida de una sultana en desgracia. Su rival triunfaba por donde quiera y habiendo el anciano rey tenido en ella otros hijos, procuró inclinarle la misma á que los declarara herederos de su trono en perjuicio de los de Aija y especialmente de Boabdil su primogénito”.

- HISTORIA DE ESPAÑA, Por Don Antonio Cavanilles, de la Reales Academias de Historia y de Ciencias Morales y Políticas. Tomo Cuatro, Madrid 1862, Imprenta de J. Martín Alegría, Paseo del Obelisco, número 2 Chamberí.
Página 358: "(…) La sultana Aija por otra parte buscaba apoyo y protección para su hijo, y logró que penetrase de noche por un postigo del Alcaicin (…)"
Página 366: “(…) Encuentra á la sultana, que tenía consigo al menor de sus hijos. ¿Dónde está el traidor? Pregunta el Zagal. El traidor eres tú, replica la sultana Aija. Boabdil está a salvo y castigará tu traición (…)".

- OBRAS POÉTICAS Y LITERARIAS
DE JOSÉ DE CASTRO Y OROZCO, MARQUÉS DE GERONA, de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Tomo Primero, Madrid, Imprenta y Estereotipia de M. Rivadeneyra, Calle de la Madera número 8. Año 1864.
- La página 302 se titula: "AIJA, SULTANA DE GRANADA, TRAGEDIA EN CINCO ACTOS".
- La página 304 dice: “El carácter heroico de la sultana Aija, es esencialmente histórico: lo es también la entrega repentina de Granada, hecha por Boabdil á los Reyes Católicos, con quienes la tenía concertada hacía tiempo, á consecuencia de un motín (…)”
- La página 305 contiene los personajes: “Interlocutores:/ BOABDIL, Rey de Granada / AIJA, su madre / ORCAN, caudillo de la tribu de los alaveses / CELIMA, su esposa / GAZUL, jefe alavez / MORAICEL, caudillo de los zegríes / MOCTADER, zegrí.
La acción empieza al amanecer, y puede suponerse que concluye a las tres de la tarde del 2 de Enero de 1492 (…)”

- DICCIONARIO DE NOMBRES DE PERSONAS, por José María Albaijés Olivart, Universidad de Barcelona Publicaciones, 3era. Edición, Abril 1993, página 29, donde Aixa figura como la segunda esposa de Mahoma.

- 4.- ALGO MÁS SOBRE GRANADA
Granada fue un reino o emirato árabe islámico situado en el sur de la península ibérica (antigua al - Andalus). Su capital fue Granada y fue fundada en 1238 por el nazari Muhammed I iban Nasr. Su último rey fue Boabdil el Chico, quien fue depuesto el 2 de enero de 1492. El último rey del reino árabe de Granada, Boabdil, fue víctima de un triste destino. Tras la pérdida de su reino, perdió en Las Alpujarras a otros seres queridos. Luego marchó rumbo al norte de África muriendo en Fez, unos dicen que el año 1527, otros que en 1533. Su nombre verdadero era Muhamed Abu- Abdallah, y reinó por 10 años. Se enfrentó por el trono a su padre Muley Hacen, quien había abandonado a su madre Aija, para casarse con Isabel de Solís, cristiana quien al convertirse al islam adoptó el nombre de Zoraida. Ambos bandos, los zegries del Muley Hacen y los abencerrajes de Boabdil (…) Aija fue la cerebral conductora de los afanes de poder de su hijo.

5.- ANEXO.- ALCANCES SOBRE EL PROCEDIMIENTO PARA FUNDAR CIUDADES POR ESPAÑOLES

"Y cuando hagan la planta del lugar, repártanlo por sus plazas, calles y solares a cordel y regla, comenzando desde la plaza mayor, y sacando desde ella calles a las puertas y caminos principales, y dexando tanto compás abierto que aunque la población vaya en gran crecimiento, se pueda siempre proseguir y dilatar en la misma forma". (Ordenanza de Carlos V, 1523)

- Los españoles, al mismo tiempo que invadían y conquistaban las poblaciones nativas, procedían a fundar ciudades tomando como modelo la ciudad de Nueva Planta fundada por los reyes católicos en la conquista de Granada. Así lo hizo Pizarro en su calidad de gobernador del Perú. Los nuevos asentamientos humanos serían inicialmente centros administrativos y militares, es decir, lugares desde donde se controlaría y dominaría el territorio recién conquistado.

Según Haring, las ciudades coloniales en el siglo XVI no nacieron espontáneamente, pues para fundar una ciudad se tenía que cumplir con una serie de requisitos como: un lugar adecuado, buen clima, tierras de cultivo, ríos con abundante agua, buenos pastos para el ganado, bosques para leña y madera, indios y vías de comunicación para un rápido traslado.

El fundador ubicaba un lugar y trazaba una cuadrícula similar a un tablero de damas o damero, con calles cortadas en ángulo recto convergiendo a un centro principal (la plaza) en donde se dejaron espacios para la construcción de la iglesia principal, el cabildo y sedes de las autoridades coloniales (palacio del gobernador, casa del corregidor). Se repartían también solares para los fundadores de acuerdo a sus méritos (los solares más cercanos al centro correspondían a los vecinos principales). Por lo general cada manzana se dividió en cuatro solares, y donde el trazado a cordel facilitó el crecimiento de la ciudad sin perder la traza original.

Konetzke sostiene, que alrededor de las ciudades existieron espacios complementarios como: los ejidos o lugares de uso público y los propios o tierras administradas por el cabildo para adquirir rentas y las parcelas de Tierra que se le otorgaba a cada vecino para cultivar y/o mantener un ganado.

El Cabildo fue la institución encargada de la administración de las ciudades e impartía justicia en casos vinculados a la administración asi como también nombraban procuradores ante las autoridades coloniales o ante el rey pidiendo alguna merced en beneficio de la ciudad.
- Según ordenanzas de la época, al fundar una ciudad los españoles debían tener en cuenta lo siguiente:

 Competencia.- fundar una ciudad no estaba al alcance de cualquier español. Era facultad del Capitán General o del Gobernador. En el Perú, por ser Francisco Pizarro Gobernador y Capitán General al mismo tiempo, era el encargado de fundar.
Objetivos.- desde el punto de vista de la Corona, toda ciudad por fundar debía ser un puesto de avanzada militar que indicara posesión, un reducto de vecinos armados dispuestos a defender la población; y un centro de irradiación cultural y religiosa.
El lugar.- debía elegirse lugares cómodos, con buenas entradas y salidas que permitiera la comunicación; con pastos y tierras adyacentes aptas para sembrar, y con abundancia de agua.
Los vecinos.- un pregón debía convocar a los soldados que desearan inscribirse como vecinos. Por lo menos, debía haber treinta vecinos para fundar una ciudad.
Además de vecinos, los que vivían en una ciudad podían ser: moradores (que tenían casa de morada mas no indios encomenderos); estantes (los que vivían en casa ajena); y pasantes (los forasteros viajantes).
El trazado.- el diseño en cuadricula o en damero de las ciudades construidas por los españoles tenia claros antecedentes medievales, y era el que debía prevalecer. El trazado de las plazas, calles y manzanas se hacía a cordel. Cada manzana se dividía en cuatro solares, que se repartían entre los vecinos y las órdenes religiosas. En el rectángulo principal se ubicaba la Plaza de Armas o Plaza Mayor, y alrededor se situaban los edificios principales: la catedral, la casa de gobierno y el cabildo (hoy los municipios).
El acta de fundación.- era un documento en el que se anotaban todos los datos referentes a la fundación y el nombre de los vecinos fundadores. El capitán fundador, el sacerdote y los testigos que asistían a la ceremonia firmaban el acta. El documento se cerraba y con el se abría el primer libro de cabildo.
La ceremonia de fundación.- consistía esta en redactar el Acta, asistir a una Misa Solemne y proceder a la nominación de la ciudad. Generalmente los españoles rebautizaron las ciudades con nombres de ciudades españolas, añadiéndoles el de un santo o santa a cuya advocación se ponía la ciudad. En algunos casos, se respetaron los nombres indígenas, como Cusco, Arequipa y Lima.
Los títulos honoríficos.- los Reyes solían otorgar a las ciudades títulos honoríficos, que se inscribían en el escudo de armas. Por ejemplo, “Muy noble”, “Leal Ciudad”, etc.
- En 1573 Felipe II promulgó un real decreto por el que debían regirse la creación y el planeamiento físico de las nuevas ciudades a lo largo y ancho del Imperio. Este decreto incorpora el “estatuto” existentes otorgado a quienes se proponían colonizar los territorios, la cual estuvo en vigor durante todo el período del Imperio Español en América:
Los solares que rodeaban los restantes lados de la plaza no podían otorgarse a particulares, pues estaban reservados a edificios públicos, entre los cuales se incluiría “el hospital de los pobres, para enfermos no contagiosos que se construirá en el lado norte para que su fachada quede orientada al sur...” Se dispondrían asimismo emplazamientos para “las tiendas y residencias de os comerciantes que serían las primeras en edificarse”. Los solares necesarios para los primeros colonos serían distribuidos por sorteo, con la condición de que “los solares no asignados deberían reservarse a los colonos que pudieran llegar más tarde, o para disponer de ellos con arreglo a nuestros deseos.”
Las ordenanzas habían empezado con consideraciones acerca de la elección del emplazamiento, que debía ser apropiado no sólo para los núcleos urbanos, como se ha dicho, sino también en previsión de un traspaís agrícola, para lo cual las ciudades - región de Andalucía proporcionaron el modelo inmediato.
- La ordenanza de Felipe II del año 1573 y la construcción de ciudades coloniales españolas en la América. Por: Andrzej Wyrobisz
(www.ikl.org.pl/Estudios/EL7/EL7_1.pdf)

* Nota importante.- Debo alertar desde aquí la nota incompleta y subjetiva que alguien aparentemente interesado en que se olvide parte de la historia ha escrito acerca de Aija en Wikipedia, en la cual se oculta información acerca del despojo que algunos políticos de los años ochenta perpetraron, al mutilar el territorio de la Provincia de Aija). No hay que olvidar que Aija mantuvo un territorio de similares dimensiones al de los siete distritos –ocho contando la misma capital- consignados en la carta de su creación política. Sin embargo, durante el segundo gobierno de Fernando Belaúnde Terry (1980-1985) fue despojada de tres: Malvas, Cochapetí y Huayán. La nota informativa en Wikipedia acerca de Aija omite inexplicablemente este detalle. Y por cierto, en esta misma nota no es de extrañar que se registre, como origen de la palabra Aija, meros hechos anecdóticos que estamos acostumbrados a oír y cuya endeblez me ha obligado a reflexionar y escribir esta nota.

Nota del Autor: En la versión escrita se pueden encontrar más testimonios sobre lo que expongo.

Lima, 08 de Agosto de 2013.

jueves, 8 de agosto de 2013

AL INFINITO



Espuma y burbujas de luz, tus brazos,
se llenan de mí. Me esperan, me temen.
Luna sobre el río de mi vida, tu mirada,
reclama, vuela, retorna y muere.
Te toco, manos liebre, dedos abeja.
Me pides, volcán furia, voz premura.

Y así, palabras y miedos en un mismo plato,
tu primera vez, mi mejor entrega, lazos de miel,
vértigo, suerte y muerte, alfa y omega.

Prometes y preguntas, batallas y concedes.
Provocas, mirada esperanza,
tocas mis abismos con las alas de tus dedos,
tiemblas conmigo al borde de la cornisa,
lames mis versos con tu lengua sumisa.
¿Y preguntas qué contienen mis venas?

¡Todo yo vivo de tu sangre!
¡Todo yo respiro tu aliento!
Cubro mi cuerpo con tu precioso silencio,
diosa, día, paraíso, estrella, sol y universo.


Al conjuro del tiempo, ojos brujos, piel ensueño,
tu sola mirada logra menguar la luna llena.
Pliegue de Venus, terreno minado, mortal caída,
jubiloso voy, como árbol desnudo, buscando tu abrigo.

Explosión, estallido, fuego, grito, abandono.
Explosión, estallido, fuego, grito, grito, abandono.
¿Qué hay de tus miedos y de mi olvido?

Con las violetas del descanso se abre el paisaje
de la temible fiera que acampa en mi pecho.
tus cabellos, tu frente, tu sueño,
tus ojos que celan, tu vientre tornado
tus cometas, el infinito.




DE: BITÁCORA DE LA FELICIDAD Copyright © 2013 Rogger Alzamora Quijano