AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


viernes, 1 de julio de 2016

LOS GOCES



Bajo la piedra el otoño.
Encima goce fuego y litera.
Brasas, delirio, rasguño y cansancio.
En el aire
tu altisonante nombre
y la invitación
para ganar en secreto un poco de ficción.

Tu barco marcha.
Me asaltas, cándida impía,
con vehementes acometidas.
Indicios oscuros como tu garganta,
crueles como tus dientes,
tercos como tu pelo sobre mi cara.

Tu desfachatez y mi guitarra,
cantan hipérboles.
Acordes perdones y castigos.
Mis avezados ojos y los tuyos perversos,
danzan ante la muerte inminente.

Bajo la piedra el otoño
Encima tus piernas sabrosas,
tu crudo cuerpo infame.
Fluctuante estrella, aprendiz de mujer.

Mis silencios dominan
la pradera de tu sonrisa marrón,
de tu cuello gacela,
de tus rosados garfios.

Refuto tu nombre
con tosco guitarreo, Cowgirl in the sand.
Dilema de las tres furcias.
Ni te acuso ni te libero.
Eres tal cual, preciosa y nómada,
tenaz e indefensa como una hormiga.
Es mi versión de ti, escueto veneno
en junio moribundo.
Con mi música,
legajo de distorsiones, caos turbulento.
Cada tercio de ti me sugiere
un solo de piel
en mis cuerdas agudas,
cuando piso firmemente
tu vasto firmamento.

Al final, cigarro de por medio,
mi amnesia se atasca en tu regazo.
Y tu memoria carga mi disimulo.
Toco sabihondo tu hombro,
sobre tu ventrículo y tus conmociones.

Por eso el goce sobre el otoño.
Por eso la humedad que te proveo.
Por eso mi fiebre y mi paciencia.
Dos versos en tus mejillas
Dos versos con mi saliva.
Dos trazos en el laberinto de tus huesos,
antes del réquiem de tu sonrisa.

Quedo desperdigado, obsoleto
ante la novicia de veintitantos.
Me alumbran los confines del hotel
y los demás hoteles que tomamos este mes.

Te vas con un adiós sin promesas,
pletórica de cinismo y desidia.
Siniestra, decididamente ajena.
Sobre mi adiós villano.



DE: VERSOS CON VERSOS Derechos Reservados Copyright © 2016  Rogger Alzamora Quijano

1 comentario:

  1. Estupenda lírica de un confuso dilema, como suelen ser de confusos los dilemas del amor. "... Cuando piso firmemente / tu vasto firmamento. / Y al final, cigarro de por medio, / pienso en mi memoria de ti / frente a tu memoria de mí". Genial crónica de un suceso devastador. Hurra!

    ResponderEliminar