AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


martes, 24 de septiembre de 2013

LA DESPEDIDA




Aquél veintitrés de septiembre el día era brillante como tu rostro.
Tejías, como en los viejos tiempos,
como cuando íbamos al campo los domingos por la tarde.
Tu ovillo de lana, tu bolso amarillo, tus manos colibríes.
Una penúltima ilusión de eternidad.

Me senté y te vi tejer, mientras yo estudiaba.
Todo era propicio para sembrar el futuro.

Por la tarde dormiste un poco
antes de regresar al proyecto del suéter amarillo.

Hablamos mientras mirábamos
las sombras que conquistaban la ciudad.

Es un lujo -dijiste- tener una cama en el séptimo piso de un Hospital.
Yo pensé: es un lujo tener una mamá como tú.

Pediste mandarinas y te las compré.

Quizás no debí haberme ido,
pero me despedí pensando regalarte al día siguiente
la mejor nota en el examen.

El veinticuatro de septiembre,
en la madrugada cuando desperté,
ya habías volado.

Entonces comprendí
que tu abrazo vespertino implicó tu despedida.



DE: "BITÁCORA DE LA FELICIDAD" Copyright © 2013 de Rogger Alzamora Quijano


4 comentarios:

  1. ¡Emotivo recuerdo! Cuántos hijos quisieramos escribir de nuestros padres como tú. Tu mamá era una gran mujer y merece los mejores recuerdos. Eres un gran chico y estupendo escritor. Felicidades.

    ResponderEliminar
  2. Tiempo despues vuelvo. Esta amaneciendo aqui. Me sobrecoges el alma con esta nota a una madre. Tierno y sencillo. Paseare otra vez por tu casa y lo sabras.
    Carinos, NMcP.

    ResponderEliminar
  3. No sé que nota sacaste en el examen de Matemáticas, pero ella otorgó sobresaliente cum laude a tu último abrazo, la mejor nota de tu vida.
    Abrazos, también, de mi parte

    ResponderEliminar
  4. Dulce y memoriosa la nota a tu madre. Me conmueve.

    ResponderEliminar