AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


lunes, 17 de junio de 2013

DISQUISICIONES DE MARGARITA



Me quiere cuando lame las heridas, sufre ausencias, remienda desgarros.
No me quiere cuando insulta, tira mi nombre a la ciénaga, malversa mis atenciones.
Me quiere cuando abraza y me mira, cuando se ríe ante mis ojos, cuando corre en la arena, camina conmigo y no desanima.
No me quiere cuando anega mi nombre en el desprestigio.
Me quiere con cada gesto de nobleza, con su esfuerzo por tenerme cerca, sus intentos por agradarme, su canto al teléfono.
No me quiere con sus venganzas y enconos, cuando elige herir en vez de curar.
Me quiere con su vida simple, su mano sobre mi mano, manjares para mi amargura.
No me quiere con su precaria lealtad, sus infamias, su abandono inmediato.

Me quiere cuando comprende y escucha.
No me quiere cuando juzga y sentencia.
Me quiere cuando me mira y me tiene.
No me quiere cuando me olvida por muy poco.
Me quiere humilde.
No me quiere obcecada.
Me quiere sobre el techo del mundo.
No me quiere bajo la infamia.
Me quiere cuando regala el milagro.
No me quiere cuando lo malgasta.

La quiero desde que escuché su nombre.
No la quiero hoy que me humilla con su silencio.
La quiero porque sé que me quiere.
No la quiero cuando dice que me odia y lo sostiene.
La quiero cuando me vence con su mirada.
No la quiero cuando odia, porque mata todo lo que creó.
La quiero siempre.
A veces no puedo quererla.




De: BITÁCORA DE LA FELICIDAD Copyright © 2013 de Rogger Alzamora Quijano


2 comentarios:

  1. Qué duro,pero cierto. Son las contradicciones del amor. No se ama lo perfecto, porque quienes aman son humanos. Pero ¿qué es lo que más pesa? Si a pesar de todos los defectos se sigue amando, pues vale luchar hasta el desmadre.
    Me ha encantao tu post. Te felicito, desde Catalunya, España. J.M.P.

    ResponderEliminar
  2. El amor siempre se defiende de dos fuegos. Un amor calmado no se alimenta, sólo vegeta. Un amor tranquilo algo esconde, algo que no es pasión.
    Firmo tu idea del amor en la contradicción porque creo en el amor vivo, pleno, en movimiento.

    ResponderEliminar