AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


domingo, 23 de enero de 2011

BUKOWSKI NO ES BEAT




Escribe: Rogger Alzamora Quijano

Bukowski es el intérprete de una ciudad ruda, oculta, jabonosa y dislocada. Bukowski coloca en palabras la vida radical de los excluidos. Bukowski ha pisado los terrenos de la decepción antes de caminar sobre los de la desilusión. Optó por la desidia y el desparpajo antes de someterse a la dictadura de las editoriales. Felizmente pudo escribir con la misma fruición con la que bebió alcohol. Decidió por la literatura aunque ello significara morir de hambre. No tanto como un acto de valentía sino mejor aún: de confrontación y rebeldía. Bukowski parece haber puesto en práctica el consejo de Rimbaud: su vida debía ser un largo, inmenso y racional desarreglo de todos los sentidos. Experimentó el desenfreno y lo desmenuzó con suma honestidad, consciente de que serviría para sustentar su estilo contestatario. Cada uno de sus textos reflejan la jungla humana que suele esconderse bajo la alfombra de una sociedad repleta de convencionalismos.
Bukowski no se lamenta, se enfrenta. Usa el látigo de sus palabras para vaciar la hipocresía.

Todo

Los muertos no necesitan
aspirina o
tristeza
supongo.
pero quizás necesitan
lluvia.
zapatos no
pero un lugar donde
caminar.
cigarrillos no,
nos dicen,
pero un lugar donde
arder.
O nos dicen:
Espacio y un lugar para
volar,
da
igual.
los muertos no me
necesitan.
ni los
vivos.
pero quizás los muertos se necesitan
unos a
otros.
En realidad, quizás necesitan
todo lo que nosotros
necesitamos
y
necesitamos tanto
Si solo supiéramos
que
es.
probablemente
es
todo
y probablemente
todos nosotros moriremos
tratando de
conseguirlo
o moriremos
porque no
lo
conseguimos.
Espero que
cuando yo este muerto
comprendáis
que conseguí
tanto
como
pude.
De: The Roominghouse Madrigals: Early Selected Poems (1946-1966).

VIDA DE UN VAGABUNDO

El cigarrillo de Harry seguía encendido. Dio otra calada. Brotó una bocanada de humo azul. Le gustaba aquella bocanada de humo azul.
Caminaba bajo el calor del sol pensando: “Voy andando y fumando un cigarrillo.”
Harry caminó hasta llegar al parque que había frente a la biblioteca. Seguía chupando el cigarrillo. Entonces la colilla le quemó los dedos y la tiró a regañadientes. Entró en el parque y anduvo hasta encontrar un sitio entre una estatua y unos arbustos. Era una estatua de Beethoven. Y Beethoven estaba andando, con la cabeza gacha, las manos entrelazadas a la espalda, obviamente pensando en algo.
Harry se agachó y se tumbó sobre la hierba. La hierba recién cortada picaba bastante. Estaba puntiaguda, afilada, pero tenía un aroma agradable y limpio. El aroma de la paz.
Insectos diminutos comenzaron a pulular alrededor de su cara en círculos irregulares, cruzándose unos con otros pero sin chocar jamás.
Apenas eran unas partículas, pero eran unas partículas a la búsqueda de algo.
Harry levantó la mirada, a través de las partículas, hacia el cielo. El cielo estaba azul y endemoniadamente alto. Harry siguió mirando hacia arriba, al cielo, intentando sacar algo en claro. Pero Harry no sacó nada en claro. Ninguna sensación de eternidad, ni de Dios, ni siquiera del diablo. Pero uno tiene que encontrar primero a Dios para encontrar al diablo. Van en ese orden.
A Harry no le gustaban los pensamientos profundos. Los pensamientos profundos podían conducir a errores profundos.
Después pensó un poco en el suicidio. Tranquilamente. Como la mayoría de los hombres piensa en comprarse un par de zapatos nuevos. El problema principal del suicidio es la idea de que podría ser el comienzo de algo peor. Lo que él realmente necesitaba era una botella de cerveza helada, con la etiqueta un poco mojada y esas gotas frías tan hermosas sobre la superficie del vaso.

Fragmento de: Vida de un vagabundo, incluido en la antología: Peleando a la contra

Charles Bukowski nos enseña a vivir peleando contra nuestra propia sombra. A no dejar de rebelarse ni en sueños. A enfrentarse a la noche sin temor a la oscuridad. Y a escribir sin objetivos crematísticos, sino sólo para sentirse vivo. Bukowski no es beat, es Bukowski.

domingo, 16 de enero de 2011

DIA CUATRO



Que este miércoles de delicias
perdure abundante sobre todo lo demás.
Magna compañía, envolvente el buen pisco,
celeste misterio, largo el mapa de las estrellas.
Con ella, siempre audaz y perniciosa.
 


De: versos conversos Derechos Reservados ©2010 Rogger Alzamora Quijan