AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido copiar, reproducir y/o usar comercialmente los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Las citas de otros autores están consignadas en los créditos.
En este blog se pueden ver imágenes de dominio público. En caso sus propietarios legales deseen se los retire, dirigirse vía e-mail al autor de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
En este sitio se usan cookies. De acuerdo a las leyes europeas, al entrar en este sitio usted acepta el uso de cookies.

lunes, 4 de abril de 2011

DÍA DOS



¿A qué volviste?
¿A remover las aguas, liberar mi enojo,
dibujar un ignoto paisaje trazado a tu antojo?
Sol de la noche, sordo y silencioso caracol,
me escondo. No pienso tu regreso, no olvido tu olvido,
no reclamo tu recuerdo.
Eres pero no existes. Dueles pero no lastimas.
Resisto tu carisma de humo abuso.
Ya no soy tu trasto, ya no puedes conmigo.
Gesto anodino, mueca baldía.
Ya no soy quien tapizaba flores en tu camino.
Soy el insurrecto el intransigente el soberbio.
 

De: versos conversos Derechos Reservados © 2010 Rogger Alzamora Quijano

4 comentarios:

  1. El regresar tambien puede permitir otra oportunidad y siempre tiene que ser diferente hasta los sentimientos mas profundos pueden ser mas fuertes e invencibles.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu DÍA DOS, creo que más que rebeldía expresa contrariedad ante algo que se suponía era un asunto saldado. Dicen que: el dolor es inevitable, pero sufrir es opcional...Y en tus letras se manifiesta lo que siempre ha existido, aunado a la necesidad.

    ResponderEliminar
  3. ¿A que has regresado tú? Para que exista el regreso se necesita de dos el que a vuelto y el que ya esta, si tú sigues ahí ¿Ques es lo que pretendes?

    ResponderEliminar
  4. Suele ocurrir que los lectores se identifican plenamente con alguno de los personajes. Ese es uno de los fines supremos de la literatura.
    Sería magnífico que los autores pudieran cuestionar permanentemente a sus personajes con los reclamos de sus lectores, pero cada uno de ellos tiene ya una vida propia.
    El libro TREINTA DÍAS fue escrito entre el 2004 y 2006.
    Gracias por leerme (también) de modo visceral y comprometido.

    ResponderEliminar