AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


miércoles, 7 de enero de 2009

POEMA 8, A LA PÉRDIDA



El viento que hoy nos envuelve ya no abriga.
Estamos cerca y nos nos reconocemos.
Nos mirarnos y no lo sabemos.
Encontrar las estrellas, pedir nada.
Hacerlo todo, pero no igual.
Podemos
encontrar a Canopus en el mismo instante
y no coincidir.
El horizonte que todo lo une,
llamar en los montes con mil ecos iguales,
tendernos al sol por un mismo calor,
y sin embargo estar distantes.

Las palabras, el cabello, el tacto, el pacto,
las promesas que no ofrecen nada.
Las brújulas que el norte pierden;
las esdrújulas sin acento,
las pantallas sin reflejo.

El viento ya no acaricia ni refresca.
Raspa, rae, carcome en silencio.
Una mirada es el negro más absoluto, un amarillo sin brillo.
Una estrella acaso es la propia noche y no el celeste.
No la esperanza.
Los ecos reciben angustia y repiten ausencia.

Escribir en el agua, sonreír desconsuelo.
Vagar la oscuridad, hablar silencios,
De qué vale un molino sin viento, de qué el recuerdo sin tacto.
De qué vale el verbo sin sujeto.




DE: 40 POEMAS Y OTROS TANTOS DESMANES © 2009 Rogger Alzamora Quijano

lunes, 5 de enero de 2009

POEMA 6, A LA DERROTA




Perdura el tiempo y no renuncia el olvido.
La cena última renueva su sanción y condena.
La mano que hace adiós, longeva, persiste y duele fresca.
La sonrisa, mueca rictus mohín, batalla con la lágrima y pierde.
Los dientes de mi lengua hoy muerden.

Mis pies trastabillan a tientas.
El cadalso tiene mi cabeza.
Tu palabra sentencia mi libertad.

No pienso ya.
No existo.
Ni pienso ni luego existo.
No soy ni quiero ser.
Confluyen tu desdén y mi recuerdo
en la esquina fortuita.

Esquiva tu mirada,
suplica mi espera.
Perdura el tiempo y en su lugar hay más olvido.
La luz se traga el silencio,
la noche absorbe el sueño.
Las horas frescas se pudren de nostalgia.
Perdura el tiempo, muere el intento.







DE: 40 POEMAS Y OTROS TANTOS DESMANES © 2007 Rogger Alzamora Quijano