AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


jueves, 13 de agosto de 2015

YO ESCRIBO




Otros poetas escriben de iras o ironías.
Del fulgor del metal.
De historias y agonías.
Yo escribo del amor.
Del plural de primera persona,
de estómagos y corazones.
De sujeto y verbo.

Otros poetas escriben de escasez y desgracia,
de ideal y injusticia.
De los peligros.
De los confines.
Del pasado, del hartazgo.
De banderas, de protestas.
De prisiones y de huelgas.

Yo escribo de las melodías que el amor diseña.
De su partitura vibrante. De su solfeo abandonado.
Del allegro y el adagio.
Sinfonías del silencio, óperas del gozo.
Del abismo y la cumbre.

Yo escribo de los mapas de los amantes.
De sus coordenadas mágicas,
donde confluyen el rubor, las emociones,
el vacío estomacal, el delicioso insomnio.

Mis letras vienen de un modesto planeta
donde olvido y recuerdo tienen siete letras.
Donde la paz no existe, el dolor acecha.
Donde gozar y sufrir son la misma mentira.

Otros poetas escriben de furias y desaliento,
de hambre y cansancio, de flores y tumbas.
De pobres y ricos, de batallas y pactos,
de consignas y sangre. De dialéctica.

Yo escribo de cuerpos y azahares,
de placeres y desdichas.
De ausencia.
De libertad, de tacto.
De ofrendas cotidianas.
De perdones, miradas y promesas.

Yo escribo de mis raíces.
De mi casa, de mi madre.
De mi familia, de mi abuela.
Del resignado amor por mi pueblo y mi gente.

Yo escribo del amor celebrado,
de las flores y los campos,
de la lluvia, los animales.
De la gloria del pasado.

Del amor ausente.
Del amor obsecuente y obsesivo,
del amor tierno,
del amor ilimitado,
del amor neurótico,
del amor diáfano,
del amor incansable,
del amor furtivo, insensato y perseguido.
del amor remoto,
del amor vendido, del amor vencido.
del amor secreto,
del amor tácito,
del amor fulgurante,
del amor inmediato.

Yo escribo del amor solitario,
del amor infame y agridulce.
Del amor hondo y apacible.

Del amor trémulo,
del amor demente,
del amor agónico.

Del amor desesperado.

Del amor maldito.

Del amor difunto.




DE: VERSOS CON VERSOS Derechos Reservados Copyright © 2015 de Rogger Alzamora Quijano


martes, 11 de agosto de 2015

LA RETIRADA


Juro que no lo imaginé así.
Todo cambió cuando al dar las cinco de la mañana de aquél lunes ya habías cerrado tus ventanas tras colocar una subliminal foto alusiva a tu retirada. Lo tenías todo calculado, aunque para mal. Estabas poniendo el parche, y yo andaba muy lejos de imaginarte en esos trances.
Cuando lo inminente se comenzó a hacer realidad, tú optaste por un escape sin gloria. Es decir: ¡Cuando más imprescindibles eran tu valentía y coraje, te rendías al peor estilo!

¿Por qué ocultarte? ¿Por qué aislarte tras el muro de la incógnita? ¿Por qué fingir una desaparición pseudo gozosa?
¿No hubiera sido mejor mostrar una presencia decente y altiva frente a aquella mujer, a quien por mí conociste pero que aprendió a admirarte y quererte por tus méritos? ¿Por qué no comentar, ironizar, asentir, compartir cada nota o noticia de su periplo? ¿No imaginaste que preguntaría por ti?

Cuando llegó todos lucían felices. Te otorgué los más rendidos epítetos y reclamé para ti el pedestal que mereces. Pero tú no estabas, ni real ni virtualmente. Me estrellé una y otra vez contra tu inexcusable ausencia. Te escondiste como si tuvieras algo de qué avergonzarte. Pese a mis esfuerzos te fuiste derritiendo dramática e inexorablemente.

Pasaron los días. Mientras yo todavía trataba de refrendarte, tu desidia me desmentía; tu silencio alimentaba más sospechas. Mientras yo te pintaba valiosa y audaz, y sustentaba mi orgullo de ti y tus talentos, tu ausencia multiplicaba el desconcierto.

Debiste haber acuñado tu nombre en páginas y fotografías, en eventos y remembranzas donde estuviste conmigo. Se vería -por lo menos- civilizado. Leer tus comentarios, ver tu rostro diáfano y noble. Hubiera celebrado tu deliciosa desfachatez, como siempre. No me cuesta decir que te admiro y te respeto.

Tu estrella se apagó y desapareció en la oscuridad. Y, créeme que lo lamento, porque era ese el mejor escenario para que luciera su brillo.


DE: EL JUEGO DE LA VIDA Copyright © 2015 de  Rogger Alzamora Quijano