AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido copiar, reproducir y/o usar comercialmente los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Las citas de otros autores están consignadas en los créditos.
En este blog se pueden ver imágenes de dominio público. En caso sus propietarios legales deseen se los retire, dirigirse vía e-mail al autor de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
En este sitio se usan cookies. De acuerdo a las leyes europeas, al entrar en este sitio usted acepta el uso de cookies.

viernes, 22 de mayo de 2015

APOLOGÍA



Soy un tipo extraño. No me azora tu edad.
No me arredra tu insensatez ni tu coraza bipolar.
Porque no temo tu desenfreno
y me encandila que arriesgues.
Porque celebro discrepar más que cenar,
tus manías al despertar distinta y distante,
tu risa y tus dislates.
Porque adoro tus minifaldas,
odio tu maquillaje de mujer fatal,
prefiero tu cabello suelto
y me cohibe tu máscara de pepinos.
 
Soy un tipo extraño. Detesto el fucsia sobre tu piel rosada,
me divierten tus celos y complejos,
valoro tus críticas y te atormento con mi monotonía.
Me avergüenza no bailar la marinera,
me ruboriza tu tacto imprudente, me somete tu insistencia.
 
Ciertamente soy un tipo extraño.
Prefiero tus diáfanos ojos a tus gafas de marca,
tus dedos nudosos a las sortijas de jade,
tus pestañas escasas al rímel excesivo,
tus pies pequeños a los zancos de cocodrilo.
 
Prefiero un cigarro conmigo y un vino a hurtadillas,
tu mendaz fidelidad a la hipocresía.
Prefiero que duermas sobre mi pecho
que a mis espaldas.
 


DE: versos conversos Derechos Reservados ©Copyright 2015 de Rogger Alzamora Quijano

5 comentarios:

  1. Lindo! Me identifico!

    ResponderEliminar
  2. "Prefiero la escueta fidelidad a la entrega forzada" Me encantó este verso. Y también: "Prefiero que duermas sobre mi pecho, que a mis espaldas." Las traiciones no pagan. Quienes juran fidelidad por la mañana y en la tarde sacan los pies del plato -no importa la excusa- no tienen derecho a exigir, sino a pagar las consecuencias.

    ResponderEliminar
  3. Un poema entre la autocrítica y la apología, que parece ser más generosa de lo que pretende.
    Todo cuanto se dice aquí pertenece al territorio de lo posible.

    ResponderEliminar
  4. Lindo, Rogger. Nadie es perfecto, pero visto a través de la lupa del amor, se puede volver deliciosamente imperfecto. Un abrazo y mis mejores deseos para ti.

    ResponderEliminar
  5. Trangresor, delirante, como todo atípico que ama. He degustado tu poema hasta la saciedad. Ahora no podré dormir, pero qué más da. Gracias.

    ResponderEliminar