AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


martes, 21 de abril de 2015

LIBERTAD



Tomar la libertad. Vaciar la libertad.
Como las mañanas del verano.
Como las del otoño.
Se elige o se guarda.
Se usa o se descarta.

Como el dilema entre el azul del cielo
y el del mar.
Ambos insondables, ambos fríos,
y provocadores.

Como el color de la flor y el barro del acantilado.
Como la nube y el humo, tan blancos y tan distintos.
Como el sueño y el insomnio que detienen y permiten.

Como el tiempo y sus variables.

La libertad de desperdiciar las oportunidades,
la de abjurar el sentido común, sin rebeldía.
La libertad de sortear las lisonjas.
La elección de la indiferencia,
el elogio de la locura.

Todo es riesgo o fracaso.
Todo lo juzga el tiempo.

Libertad para la autocrítica,
para la mentira,
para la soberbia y el orgullo.
Para el consuelo,
para la memoria,
para el juicio y la condena.
Para el perdón sin perjuicio.




DE: VERSOS CON VERSOS Derechos Reservados © Copyright 2015 de Rogger Alzamora Quijano

2 comentarios:

  1. Notable poema. El tiempo cuesta caro y cobra los errores. Preferir el orgullo a la oportunidad puede significar la desdicha. Eso es también LIBERTAD (libertad para errar). El tiempo que se ha dejado pasar jamás se recupera, como las aguas del río: nunca son las mismas, las que pasaron no regresan.
    Un saludo desde Cuba, Fabianne.

    ResponderEliminar
  2. ¿de qué sirve la presunta libertad cuando lo que provoca es desgracia? Y es que se dilapida el tiempo mientras se cuidan las apariencias.
    Lo veo claro en tu poema, gracias.

    ResponderEliminar