AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


miércoles, 5 de noviembre de 2014

MACHU PICCHU SIDERAL





Hacia el arquetipo de la fe y las montañas.
Hacia la simetría de formas y trazos.
Hacia el acápite de caprichosas juntas.
Hacia tu nombre indudable.

Verde, múltiplo de la belleza.

Hacia el asombro, piedra y acantilado.
Hacia la perplejidad, la exactitud y el traslado.
Hacia la historia, el orgullo y la tristeza.
Hacia la audacia inmemorial.

La sentencia del arquitecto Pachacuti.

Historia sobre abismo, traje maravilla,
visión esplendorosa, caudal de viento,
solsticio del asombro.
Gama del arco iris sobre el Willkamayu,
colores, trenzas, camino, quechua.
Danza del viento, clamor de la historia,
honra y honor a tus muros y tu estirpe.

Hacia el cóndor de piedra que traza sus alas.
Hacia las escaleras de orquídeas.
Hacia las ventanas y el Qhapaq Ñan.

Hacia el concepto bizarro que te ha creado,
Machu Picchu sideral.
Hacia la inclemencia del olvido que has vencido.
Piedra sobre piedra, sol a sol, floresta y roca,
ande, barro, aire y dominio.

Hacia tus símbolos que dan cuenta del tesón,
de valientes incógnitos, de voluntades indomables.
Labradores y artesanos, albañiles sin miedo y sin pausa.
Creadores míticos, llameros y coyas laboriosas.

Hacia el sollozo y el orgullo.
Hacia la reflexión y el regocijo.
Hacia la magnitud del paisaje.
Hacia el hombro del Huayna Picchu.

Palpando la majestuosa tarea,
revelando oprobio e injusticia.
Sintiendo el reproche anónimo
sobre la grama, la neblina,
el abismo portentoso.

Sobre terrazas y tambos.
Sobre su cosmogonía.
Sobre quipus y amautas, uncus y ojotas.
Sobre lo Inverosímil, Magnifico y Fastuoso.

Como un manto de berilo engarzado.
Como un puma de nostálgico silencio,
de mirada estupefacta, de olfato infinito.
Como un árbol de semillas soberanas.
Como una canasta de altiva tenacidad.

Azul Machu Picchu, de ocasos ornamentales.

Azul de plenitudes y opulencias.
Azul magistral de arquitectura y voluntad.
Azul sencillo, azul parco, azul aullido.
Azul incandescente, azul generoso.

Flor organza de pétalos sin fin.
Aromas pétreos, tallos abismales.
Verdes indecibles, marrones légamo.
Blancos incógnita, amarillos perdón.
Color riguroso, color definitivo.
Ciruelos de azote y exceso.

Grutas y aposentos, campos, caminos.
Desfiladeros, escaleras amenazantes.
Piedra sobre piedra, mazorcas homogéneas.

Machu Picchu sideral. Solar, epicentro.
Lucero vasto en las montañas cuchillo.
Altura infinita, espuma y relámpago.

Machu Picchu sideral,
caricia y espina.



DE: VERSOS CON VERSOS Derechos Reservados Copyright © 2014 de Rogger Alzamora Quijano