AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


sábado, 11 de octubre de 2014

CANTANDO A DIOMEDES



«Donde habite el olvido
En los vastos jardines sin aurora
Donde yo sólo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas..»
Luis Cernuda



Fue una tarde como hoy. Un viernes en que la oficina hervía de vendedores. Todos ajustaban sus cuentas, llamaban a clientes indecisos para cerrar algún trato imposible en la hora nona o iban y venían sudorosos y angustiados.
Un paisaje de locura.

- Buenas.

Entró sin esperar respuesta. Era ella, de blanca piel, ojos verdes, labios rosados, sonrisa cáustica, cabello amarrado, falda breve.


Así comenzó la cosa. Todo casual.
Nunca estuvo claro cuándo y por qué comenzaron, por eso se tuvieron que acostumbrar a la confusión. Tuvieron que reinventarse a cada minuto, tras un nuevo y peor caos. Habían distancias abismales que el amor parecía soslayar. Por decir, con la música. Aunque él hizo lo posible por condolerse con cada una de las canciones de Diomedes, ella detestaba cualquier otra opción. Valledupar y el Magdalena le salían por los poros y para diciembre ya todo parecía irremediable, a no ser por unos pocos devaneos en un alérgico rincón de San Borja Sur. Luego de eso poco y nada.
Era linda. Casi podía recordar su estampa.

Cinco noches para redactar el adiós. Cinco para intentar la ilusión.
En esas cinco ella se durmió siempre. En esas cinco él nunca.



DE: "EL JUEGO DE LA VIDA" Copyright © 2014 Rogger Alzamora Quijano

1 comentario:

  1. Diomedes Díaz fue extraordinario. A mi me gusta. No hay que juzgarlo por su vida personal, que cada uno sabe lo que escoge vivir. Fue un genio de la música y junto a Juancho Rois hicieron maravillas.

    ResponderEliminar