AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


jueves, 19 de septiembre de 2013

¿RECUERDAS CUANDO ESTÁBAMOS ENAMORADOS?


¿Recuerdas cuando estábamos enamorados?

Coartábamos el afán por destruirnos la vida.
Pasamos sobre odios y envidias para fundar lo nuestro.
Adoptábamos el evanescente rumor de medianoche
Nos embriagábamos con el vino de los propósitos.
Construíamos sobre el peñasco de la casualidad.
Bailábamos sobre el fuego, sin consumirnos.
Lamíamos nuestras heridas en silencio.
Despreciábamos el lapso y el dinero.
Hervíamos bajo las sábanas frías.
Burlábamos la fiera inquisición.
Éramos.

Pero:
No se vislumbraron milagros.
No era el amor de tu vida.
No me calentaron tus ojos.
No recordabas mi nombre.
No sacudías mi pecho.

Te guardo.
Me concedes.
No somos.




DE: BITÁCORA DE LA FELICIDAD Copyright © 2013 Rogger Alzamora Quijano

5 comentarios:

  1. C`est la vie, mon ami, no ser.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
  2. Prolijo, intenso, doliente, exacto. No siempre los finales pueden ser felices. Por eso también me gusta tu poesía: va hacia todas partes.

    ResponderEliminar
  3. Desde lo inmejorable hasta lo destructivo. El amor es así de único. Muy pocos son los afortunados que logran comulgar para siempre. Yo lo sé. la mayoría perdemos la gran oportunidad de ser felices solamente por dar importancia a las minucias. ¿Por qué no vivir nada más? ¿Qué nos llevaremos a la tumba, los prejuicios?

    ResponderEliminar
  4. Hace tiempo lei un poema tuyo que imprimi por lo bello y fervoroso: *Para ti*. Este es demasiado triste para guardarlo porque se enlaza con el dolor. Sin embargo no deja de ser precioso.

    ResponderEliminar
  5. Turbia como el amor verdadero, tu poesía deja espacio para el dolor: el otro plato de la balanza que equilibra este sentimiento. En el amor nada es diáfano, nada es perfecto. Tiene se azúcar y de sal. Celebro este dolor con tu dolorosa poesía. Salud!

    ResponderEliminar