AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


miércoles, 11 de septiembre de 2013

AL OLVIDO



Viajaré al olvido para matar su nombre.
Para no extrañar un minuto de su sonrisa.
Para que no se entere de un amor tenaz que pervive.
Para no reclamar un abrazo, una caricia,
una mirada orquídea o el cielo de su sonrisa.

Para evitar pensar y volver a pensar.
Para no fracturar la resistencia.

Viajaré al olvido
para no seguir huyendo de calles y casas,
para no enfermar de lisonjas.
Porque mejor cansado y harto,
que intoxicado por su nombre.

Cerraré la ventana por donde entra
el eco de esas letras cada mañana,
ahogando de tormentos las paredes,
con la resolana de la nostalgia.



DE: BITÁCORA DE LA FELICIDAD Copyright © 2013 de Rogger Alzamora Quijano

8 comentarios:

  1. Hermoso poema. Con las palabras precisas... En el tiempo perfecto. Con la armoniosa sincronía...de quien no viaja al olvido...sino que habita en él. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde mi habitáculo, en algún lugar del olvido, te agradezco

      Eliminar
  2. Para ese viaje, nunca hay billete disponible.
    Abrazos, hoy especiales

    ResponderEliminar
  3. Estupendo, justificado, como para viajar al olvido y nunca regresar.
    Lo dices tan bien que vale la pena intentarlo... sin remordimientos y hasta nunca.

    ResponderEliminar
  4. Muy buenos trabajos Rogger. En especial este que trae una receta casi mágica para tragar el olvido sin que se quede en la garganta.
    Sigo tu trabajo desde tiempo atrás. Tienes un estilo muy propio e interesante. Te escribí antes anónimamente también, quizá para no enfrentar lo engorroso del procedimiento.
    Desde Madrid te sigue, Aitana.

    ResponderEliminar