AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


martes, 5 de febrero de 2013

COLORES EN LA MEMORIA


Te llegará una rosa cada día
que medie entre los dos una distancia
y será tu silente compañía
cuando a solas te duela la nostalgia.


Alberto Cortez - Te llegará una rosa



Hay un lugar. Quizás en la imaginación. Allí donde el pasado se confunde con los sueños. En ese ignoto espacio fluyen las luces, como un cielo de año nuevo. Lo inundan todo. Eos campos, las caras, las esperanzas. Se abren en manojos, truenan sus fogonazos. Arrancan vítores de asombro.

Hay una luz. Quizás en la imaginación. Las primeras en años (luz). Una, blanca como un Lirio Cala, ilumina el abrazo doliente, la pálida faz que además sonríe, el temblor de unas manos. Y en su luz acoge actores y testigos.

Otra, amarilla como la sombra de un tigre. Estela de las pasiones. La sinergía de dos cosmos dispares como viento y fuego, pero como ellos dependientes. Un amarillo vibrante que acalla censuras y sentencias y los deja remojarse en botellas de alcohol y desdicha.

Y el verde expande su fulgor de te amo, adoquines de ternura, sensaciones elípticas donde el mundo va y viene. Un verde de vigentes nupcias, juramentos imprescriptibles y el vital alarido en la cima de la montaña. Un verde señero.

El azul de todas las noches juntos. De tímidos trazos celestes como un lecho calmo. Tan noble y tan enigmático como el mar. El azul de sueños y pesadillas. El azul del ahogo y el vuelo.

Y el rojo. Hermoso, deslumbrante y sangriento. El lecho y la muerte, la almohada y la flor. La huella y la ausencia, o la huella de la ausencia. O la ausencia de la huella.




DE: "BITÁCORA DE LA FELICIDAD" Copyright © 2013 de Rogger Alzamora Quijano

5 comentarios:

  1. Los momentos felices son luces que iluminan el alma. Escribes desde alli y quienes te leemos podemos sentir como se encienden los recuerdos. Me encanta el lirio cala, lo encuentro elegante y hermoso. Quien no quisera una rosa cada manana. Y mas cuando se esta sola.
    La cancion es bellisima, me recuerda mi ninez en Colombia.

    Carinos.

    Noelia McP. F.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Noelia, es bueno saber que te has identificado con las luces que iluminan el alma. Ellos vuelven en forma de recuerdos hermosos, multicolores, brillantes, alegres.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Los recuerdos no se pueden evitar, sean malos o buenos, aunque muchas veces no solo no se desea recordarlos, sino desaparecerlos, pulverizarlos. Yo estoy probando esa posibilidad. Tu has comprobado ya esa solucion?

    Carinos, Noelia McP. F.

    ResponderEliminar
  4. Que pena que hayas retirado la cancion que adornaba este poema en verso. Es cierto que la estrofa de Cortez lo explica. Ahora tengo en mi casa un trio de lirios cala.

    Carinos, Noelia McP. F.

    ResponderEliminar
  5. No se ve mucho en estos tiempos un poema en prosa. Me gusta la forma, el estilo , las imágenes. Saludos, Juan Andrés Montañez.

    ResponderEliminar