AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido copiar, reproducir y/o usar comercialmente los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Las citas de otros autores están consignadas en los créditos.
En este blog se pueden ver imágenes de dominio público. En caso sus propietarios legales deseen se los retire, dirigirse vía e-mail al autor de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
En este sitio se usan cookies. De acuerdo a las leyes europeas, al entrar en este sitio usted acepta el uso de cookies.

jueves, 8 de julio de 2010

LA ROCKOLA




Escribe: Rogger Alzamora Quijano

Música por Gal Costa: Chega de saudade Jobim-Moraes)


Chega, de saudade
a realidade, É que sem ela não há paz... (Jobim-Moraes)



La tarde anterior, en la sobremesa del almuerzo, vino tinto de por medio, habían escuchado cantar a Gal Costa Chega de Saudade. Hablaron de Tom Jobim y discreparon, pues había muchas buenas canciones del maestro como para elegir una sola. Decidieron que Chega de Saudade sería en adelante su canción.
La tarde terminó pronto. Ya llegarían los hermanos de ella. Se despidieron con un beso. Ella era menuda, grácil, de ojos preciosos, dedos largos y cabello negro. Él se dirigió a jugar billar con nosotros. Nos contó con detalles y tarareó la canción, lo que terminó por entorpecer nuestro deleite. Bebimos abundante cerveza y cuando se fue a casa había empezado la madrugada.
La resaca lo despertó de pronto. Sed, dolor de cabeza, sed, dolor de cabeza… y el timbre de la puerta. Encendió la luz: cinco y siete minutos. El silencio del alba lanzaba poco a poco la luz y un vientecillo de otoño. Otra vez el timbre. Se levantó con afán y salió.
Atisbó por el ojo mágico.
Ha pasado algo más de cinco años y ahora que encontré aquél tema en la rockola del café-bar, me quedé pensando en mi amigo y en su joven diosa de quien no recuerdo el nombre. Pero Chega de Saudade trae sus risas y hasta la presencia de ambos, libres ya de los tormentosos dilemas de la existencia humana, que por fuerza tuvimos que entender.

DE: EL JUEGO DE LA VIDA © 2007 Rogger Alzamora Quijano

2 comentarios:

  1. Chega de saudades de suas palavras! Me encantó volver a leerte, estaba con mucha MAS MUITA SAUDADE! Cuidate!

    ResponderEliminar
  2. Tengo la impresión de haberle leído antes, con otro final, quizá sólo es un déjà vécu, un error de la memoria, ¿o no?
    Preciosa la frase inicial:
    Basta ya de la nostalgia
    la realidad es que sin ella no hay paz.

    ResponderEliminar