AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


domingo, 29 de marzo de 2009

POEMA 10, A LA RUPTURA



Tu otra mano borró lo que hizo la izquierda.
Ya no hay algodón ni cielo en mis ojos bobos.
Ya no hay miel ni frutas
en mis labios torpes.
Ya no hay luz.
Ya no hay paz.
Ya no hay más.
Ni cuadrante,
ni círculo,
ni teorema.
Ni abrigo, ni calma.
Ni consuelo
en mis brutas palabras.
Mi otro yo se impone.
El tristango vuela laso.
El bandoneón es mi pulmón.
A tropezones va hasta el final.
Sin mirar atrás.
Seguro en los dedos del Hacedor.
Ágil y enrevesado.
Taciturno.
Y no lo sabes.
Andarás en lo tuyo.
Sin ver lo que a pesar de ser futuro es hoy, aquí y ahora.
Volando cual pluma de espuma en el viento.



DE: 40 POEMAS Y OTROS TANTOS DESMANES © 2004 Rogger Alzamora Quijano

2 comentarios:

  1. Cualquier tango se hace más dulce con la fuerza de tus palabras,
    negras o rojas, no importa.
    Cualquier tango se convierte en "bossa" cuando mis ojos se acuestan entre tus vocablos.
    Y me estiro sedienta de más, más y más... más limosna,
    más As más Bs..
    más lineas roggerianas,
    escribete y me escribiré
    vibrando en los acordes de tus ecos .

    ResponderEliminar
  2. quiero más palabras Roggerianas, dale dale. ¿Dónde te escondiste?


    Palabras Roggerianas III
    Cris Sousil 08.04.09

    Paso todos los dias por tu esquina,
    torpe y árida,
    clamando el refresco de tus discursos.
    Busco el halago de tus dedos poéticos,
    quizás si penetro las raíces de aquél árbol
    o si excavo un poco la tierra,
    quizás boca abajo tu retrato-oración,
    risa llorada o lloro reído,
    cucha que serena mis ladridos,
    tirante heroico de mis precipicios.

    ResponderEliminar