AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido el uso de los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Asimismo, las citas de otros autores están debidabente consignadas en los créditos.
Los propietarios legales de imágenes de dominio público insertas aquí que desean se los retire, por favor dirigirse vía e-mail al autor/administrador de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
Además informamos que en este sitio se usan ciertos cookies. Al entrar y buscar contenidos usted acepta el uso de estos cookies.
Gracias.


miércoles, 3 de septiembre de 2008

EL SENTIDO SOCIAL DE LA BELLEZA

Escribe: Rogger Alzamora Quijano

La poesía es la ciencia de lo exacto, la cima del lenguaje decía hace tiempo Armando Rojas. Además de eso (o por eso mismo), la poesía debe estar basada en la belleza, tiene que estarlo, por estética, por objetivo, por cauce, por esencia. La poesía debe ser accesible a todos y por lo tanto, deberá ser también social: por compromiso, por sobre todo tipo de consideraciones, llámese económicas, racionales o de otros tipos aún más mundanos. Dicho esto, se puede colegir que la poesía, siendo sustancialmente expresión de la belleza, debe serlo también de la sociedad. Es verdad que en el mundo cada día suceden calamidades; que la pobreza y la miseria llevan a los seres humanos a extremos insospechados; que la enfermedades suelen ser cada vez más dramáticas y terminantes, y etcétera. A pesar de todo eso, los seres humanos debemos aspirar a la belleza. La belleza es el alimento de los sentidos.
Es un crimen, por ejemplo, imponer a los niños vivir en ciudades estériles, vidas malvadamente competitivas y cada vez más cerca de los juegos virtuales que lo colman de tensiones y lo enfrentan a los demás. Es un crimen también someter a los creyentes en un determinado Dios, inmolarse so pretexto de cumplir un mandato divino. Y así, hay tanto que aborrecer, que vivimos a salto de mata en un mundo sombrío.
Si embargo, la vida nos exige un uso mucho más optimista de los recursos que nos ofrece. La vida es también belleza. Y debemos aspirar a ella para, al menos, sentir que pasamos tibiamente por este mundo.
Buena parte de la belleza está en la poesía, pero toda poesía encierra belleza.
La belleza es un destino social. La poesía es un vehículo hacia ella. Si el sentido de nuestras vidas debiera ir hacia todo lo bello, de hecho en ese intento tendría que treparse sobre la poesía. No solamente cuando se canta al amor, ni a las protestas; se rebela o se indigna contra guerras o injusticias; sino también cuando ofrece un campo visual y espiritual pleno de armonía en todos los demás aspectos.

1 comentario:

  1. Muy bien expresado. Hay tanta poesía por donde se mire que deberíamos estar imbuidos de ella pero muchos no lo estamos. Hay corrientes de pensamiento y religión intolerantes, que lo último en que piensan o significan es en poesía. Y deberían hacerlo. ¡Qué bien escrito! Arturo.

    ResponderEliminar