AVISO LEGAL


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido copiar, reproducir y/o usar comercialmente los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Las citas de otros autores están consignadas en los créditos.
En este blog se pueden ver imágenes de dominio público. En caso sus propietarios legales deseen se los retire, dirigirse vía e-mail al autor de este blog, indicando con claridad las pruebas de su posesión legal.
En este sitio se usan cookies. De acuerdo a las leyes europeas, al entrar en este sitio usted acepta el uso de cookies.

domingo, 31 de agosto de 2008

¿ESTAMOS HECHOS DE RECUERDOS?

Escribe: Rogger Alzamora Quijano

El aquí y ahora tiende a confrontarnos permanentemente con los recuerdos, es decir, con el ayer. Lo que hoy somos, no lo fuimos, ni lo seremos. La ilusión del hoy, que alimenta esa continuidad, no por ser aparentemente nítida debería convencernos. Ese alguien que parece estar aquí, para decirnos lo que fuimos o somos, no existe; la prueba de ello es que los momentos más intensos de la vida se evaporan. Cuando amamos no hay nada que nos pueda decir: yo amo; no hay ningún Yo; hay amor. Cuando después decimos: yo amé, en realidad estamos usurpando una experiencia que ya escapó. Cuando decimos fui feliz es porque ya no lo somos o al menos, no lo somos tanto. Cuando somos verdaderamente felices no encontramos qué portavoz nos pueda dar idea de que lo estamos siendo.
Nos transformamos, mutamos, pero casi sin percatarnos sino hasta después, cuando nos apremia el recuerdo de una sensación que ya no podemos tener.
Cómo nos gustaría poder palpar otra vez nuestros más gratos recuerdos: el roce de una piel, la emoción cuando una mirada del ser amado... un beso; mas, lo único que nos queda de todo ello es la memoria. Ya el tiempo pasó y el hoy apenas dura un instante y también pasa.
¿De qué estamos hechos entonces?
Habría que decirlo de todos modos: de recuerdos.

1 comentario:

  1. Tienes mucha razón, pero para mi no puede ser un recuerdo lo que siento, porque es real y me llena, me hace llorar, me también me hace muy feliz. Solo pido, que Dios, el tiempo, tenga piedad de mi, y que mi amor se de cuenta que es mi Todo.

    ResponderEliminar