AVISO IMPORTANTE


Los textos registrados y/o firmados por el autor del blog son de su propiedad. Está prohibido copiar, reproducir y/o usar comercialmente los mismos sin el permiso expreso y por escrito del autor. Cualquier uso no autorizado conlleva delito de apropiación ilegal de la propiedad intelectual. Las citas de otros autores están consignadas en los créditos.

En este sitio se usan cookies. De acuerdo a las leyes europeas, al entrar en este sitio usted acepta el uso de cookies.
This website uses cookies to ensure you get the best experience on our website.

sábado, 2 de febrero de 2008

PISCO SOUR CON PISCO PERUANO (CON RECETA)



Escribe: Rogger Alzamora Quijano


El Pisco Sour elaborado con pisco peruano nos eleva hasta insospechados cielos. Su equilibrio, su delicada agresividad, su acidez única, proveniente del limón también peruano y paradójicamente confabulada con un exacto dulzor, lo llevan a transitar por las herméticas carreteras del corazón hasta llegar al espíritu.
En mi opinión, su preparación depende más del factor humano que de las consabidas fórmulas de pizarrón. Quien asume el reto de prepararlo debe estar consciente de que no se trata sólo de mezclar ingredientes. Es imprescindible estar espiritual, sensitiva, artística y emocionalmente listo para crearlo. Se busca el deleite supremo en quienes celebren, copa en alto, la inmejorable experiencia de beber una copa de Pisco Sour con pisco peruano.
Un Pisco Sour con pisco peruano no se bebe en soledad. Se comparte. Tampoco se exagera: una copa es deleite, dos copas son suficientes, porque toda exageración con Pisco Sour es una ofensa.

Dedicado a contestatarios y rebeldes, comparto mi receta:


PISCO SOUR CON PISCO PERUANO (para 4 copas)

1.- Extraer el zumo de cinco limones de tamaño grande y de incipiente madurez (aconsejable el limón peruano, ácido y sabroso) con mucho cuidado, porque el limón forma -junto con el pisco peruano- la columna vertebral de un buen Pisco Sour. Se recomienda no estrujar el limón, así se evita el llanto amargo de la corteza en nuestra alegre bebida. Antes que jarabe de goma, prefiero azúcar blanca en exacta medida. Es muy importante no exagerar el dulzor, para no quitarle protagonismo al pisco peruano ni a su escudero, el limón.
2.- Separar en un recipiente las claras de dos huevos pardos grandes y escrupulosamente lavados.
3.- Alistar una taza rebosante con hielo picado y una licuadora. Como es de suponer, no uso coctelera. Allá los de salón, aquí los terrícolas de a pie.
4.- Antes de comenzar el rito, invocar a los dioses del disfrute y la exultación.
5.- En nuestra licuadora, completamente seca, colocamos las claras de huevo. Añadir cuatro cucharaditas solemnes de azúcar, una por cada copa. Hacerlo cuando ya están girando las aspas de la licuadora, vía la tapa superior de la licuadora. De esa misma forma, y luego de al menos minuto y medio o dos de batido, agregar el hielo picado. Un minuto después, vertemos tres cuartos de taza de pisco peruano (aconsejable la variedad quebranta) y enseguida el zumo de limón (no más de cinco minutos después de haber sido extraído).
5.- Un minuto y medio más a velocidad máxima y... a servir.
6.- Ya en la copa, sembramos sobre la reluciente espuma, una gota (o dos) de Amargo de Angostura (o similar).
Y ¡salud!

Este es el inicio de otra gran experiencia. Nada mejor que un Pisco Sour con pisco peruano para abrir una amena conversación, inaugurar una amistad, celebrar una especial ocasión o invitarse a la aventura y la seducción.

ALGO MÁS ACERCA DEL PISCO PERUANO:
Las variedades de legitimo pisco peruano se definen por el sabor, no por el aroma. Algunos de los más importantes son:

• Puro. – Elaborado con cepas de uvas no aromáticas, como "Quebranta", "Negra corriente" y "Mollar".
• Aromático. – Con cepas de uvas aromáticas: "Moscatel", "Italia" o "Albilla".
• Acholado. – De la mezcla de caldos de distintas variedades de uva.
• Mosto verde. – De la destilación de caldos incompletamente fermentados.